• Ya llegaron los reyes

    Epifanía de Andrea Mantegna

    Yo creo que si me preguntaran qué es lo que me podía hacer más ilusión cuando era pequeña, sin dudar diría “los reyes magos”. Para mí es una de las tradiciones más bonitas que hay y de las que mejor recuerdo tengo de mi infancia.

    Pero este año ha habido una cabalgata que ha dejado a muchísimos niños atónitos y desconcertados. Por lo visto en Madrid, los reyes magos han sido cuando menos que “muy sorprendentes”. Según me ha contado mi prima Paloma que allí estuvo con sus tres hijos pequeños, la nueva Alcaldesa ha decidido que los Reyes Magos tenían que ser “muy actuales y diversificados”. Y tanto que lo han sido! Por lo visto cuando la Cabalgata dio la vuelta a la calle donde estaban, allí esperando su llegada cientos y cientos de niños, los aplausos cesaron de repente pues tanto los niños como sus padres, abuelos, titos, y demás acompañantes, no sabían si lo que llegaba era el desfile de una película de Walt Disney o el anuncio del circo que cada año se instala en las afueras. 

    Los que se suponían que eran los reyes magos iban con unos atuendos, barbas y coronas, merecedoras de los Grammy al peor vestuario. Y mientras mi sobrino mediano le decía a su madre, “quienes son estos señores tan raros”, y la pequeña le decía, “mamá…son diferentes al año pasado”, el mayor pensaba “este año nos quedamos sin regalos seguro, con estos reyes magos tan chungos”, mientras el marido de mi prima hacía fotos como si hubiera avistado un ovni. 

    Los niños de alrededor no se quedaron cortos en las apreciaciones. Detrás había un padre que había aguantado estoicamente durante hora y media con su hijita en hombros, maldiciendo a lo bajini, pues la niña berreaba pues no se quería ir hasta que pasaron los reyes de verdad, los que traen los regalos y que son majestuosos e impresionantes. Y detrás una pareja joven con un bebé de poco tiempo, comentando que menos mal que el bebé todavía era eso, un bebé inocente, mofletudo y sonriente, pues al año siguiente lo iba a llevar a ver la cabalgata “rita la cantaora” viendo el panorama de este año. 

    Mi prima estaba indignada y yo intentaba quitarle hierro al asunto. Además, por lo visto ha habido una exconcejala que ha puesto en las redes sociales una frase dirigida a la Alcaldesa de allí, y que decía algo así como “No te lo perdonaré jamás, jamás”, pues por lo visto su hija se dio cuenta de que el traje del rey Gaspar no era de verdad, además de un gusto más que dudoso. 

    Mujer….tampoco hay que ponerse así y ser tan vengativa de no perdonar por los años de los años, amén. En estos casos se hace como hacía mi madre que tenía recursos y argumentos para todo, pues mi hermano mediano se quejó un año de que al dar un beso al rey Baltasar, se le había quedado la cara negra (a mi hermano) y un trozo de cara blanca (mismamente al rey Baltasar, justo en el sitio en donde mi hermano le plantó el ósculo) y entonces mi progenitora viéndolas venir (niño preguntón igual a niño más que requeteespabilado), le explicó con mucha paciencia, que los Reyes Magos que estaba viendo eran una representación de los verdaderos. Pues no podían estar al mismo tiempo que en Palma en todos los lugares del mundo, pero que no sufriera porque sus regalos estaban de camino con los Reyes de verdad. Y mi hermano más contento que unas pascuas. Eso sí nos quedamos sin cabalgata los años sucesivos hasta que a Palma llegó un Baltasar auténtico que no desteñía al besarle...

    Y qué me decís de Valencia. Qué querían que fueran tres reyes magas y han tenido que recular en último momento. Qué manía con la paridad. Eso no era paridad sino una auténtica gili…. Si en lugar del Evangelio de San Mateo hablarnos de “magos” en masculino, nos hubiera hablado de “magas”, estoy convencida de que todos estaríamos tan panchos y cada año la preciosa tradición hubiera seguido con las tres reinas magas. Cómo podíamos jugárnosla en plan machista/feminista cuando hay regalos por en medio? No seríamos tan tontos. Hubieran sido las tres reinas más guapas y esperadas del mundo mundial. 

    Y bueno, puestos así, no nos extrañe que un día en lugar de la representación de Don Quijote, veamos a Doña Quijota, eso sí por favor acompañada de Sancha Panza y en lugar de la bella Dulcinea, un doncel Dulcineo, tan apuesto y viril como el que más. Y por no hablar de por ejemplo “Sherla Holmes (que por cierto la versión machista suya, es decir, el famoso Sherlock Holmes nació precisamente un día de Reyes), “Dumba”, “Batmana” o “La zorra” (suena un poco mal, pero es mujer que es lo que importa), y así con tantos personajes que se les ocurrió a mentes tan machistas, dibujar, relatar, narrar, transmitir, etc, como hombres en lugar de como féminas. Hay que ver…en qué estarían pensando!

    Yo dudo si los que tienen estas ideas de cambiar esta tradición tan inocente y bonita, establecida desde hace tantos años, han sido niños alguna vez. Es imposible. Quizás el estar ahora en “las alturas” les haya hecho olvidar esos recuerdos. Yo humildemente les sugeriría que como reza la letra de la canción de Serrat llamada “Señora” (en femeninooooooooo), se miren de reojo en el espejo y hagan marcha atrás y recuerden antes de estropear tan bonita tradición, que además de un sueño en la piel, muchos años antes tuvieron algo tan bonito y tan preciado que es la ILUSIÓN. Sin ella la vida sería mucho más triste.

    (Foto del cuadro de Andrea MantegnaEpifanía”, Museo J. Paul Getty, Los Ángeles).



  • Puede interesarte