• Un pipí en pleno paseo marítimo



    Hace dos jueves nos reunimos a manteles un grupo de amigas llamadas ‘las chicas del trece’.  Lo del trece da la casualidad de que además de empezar la primera reunión un día 13, cuando estamos todas, somos trece.  Y ninguna, que yo sepa, supersticiosa.   

    Comimos en pleno Paseo Marítimo, a casi ras del agua, con todos los mástiles de los veleros reflejándose en nuestra preciosa bahía y disfrutando de un día soleado con una temperatura excelente.  La verdad es que fue muy agradable en todos los sentidos. Y cuando alguna ya empezó a irse y despedirse, lo hice yo también.  Se ofrecieron a llevarme en coche a casa, pero me convenía ‘bajar’ el estupendo gató con helado de almendra, que me había tomado en los postres.   ¡Ay, el dulce… mi perdición!

    Así que me dije que veinte minutos de caminata y cuesta arriba, harían bajar tan suculenta comida y postre. Conclusión: si bajé un pedacito de pan con mantequilla, puedo estar contenta.  Para qué vamos a engañarnos.

    Cuando llegaba ya el semáforo justo que cruzándolo da a Avenida Argentina, volví a ver uno de mis árboles preferidos.  Y estando el semáforo en rojo, me dije:  ‘Mila: vuelve a tus amores hacia la fotografía y haz unas bonitas fotos’.

    Total, que empecé por una de lejos (que es la que sale en la cabecera de este escrito); seguí con otra un poquito más cerca; la tercera era ya a como cuatro o cinco metros.  Y la siguiente que tenía pensada, era una echada literalmente en el césped (mi profesor de fotografía, Leo, nos enseñó todos los métodos para sacar una buena foto; en ellos se incluía por supuesto tirarse en el suelo, sea de mármol de Carrara, de asfalto duro y sucio o de lo que fuera, para lograr el ángulo perfecto, agarrarse a un árbol, farola o lo que fuera, para que pulso no nos temblara y reflejara en la foto).

    Así que fiel a Leo y cuando ya estaba medio arrodillada y pensando lo que a estas alturas me costaría levantarme, oí una voz bronca detrás del árbol gritarme: "¡Ya está bien, de mirar y fotografiar!"

    No entendí nada.  Me levanté y de repente vi a un hombre, salir de algún sitio de esa multitud de troncos preciosos, y que se subía la cremallera. 

    Al principio pensé en un exhibicionista, pero luego, la sensatez que da una comida tan deliciosa me hizo darme cuenta de que no me gritaba por eso, pues si lo era, de lo que se trataba es de. ‘cuanto más expongo y más miran mejor’.  Aunque lo que haya que ver fueran miserias (yo no vi ni por asomo nada de nada, ya que estaba por la labor del árbol no de otros menesteres).

    Pero lo que estaba claro es que era un cochino meoncete que llevaba una cogorza como un piano y le daba lo mismo estar en pleno Paseo Marítimo con vistas preciosas a la Catedral.  (Si alguno o alguna tiene curiosidad y amplia la foto, vera que soy inocente totalmente pero que sí, que hay un meoncete en una de sus gruesas ramas, haciendo sus cosas).

    Me sentí tan avergonzada, que estuve a punto de decirle, que yo sólo quería fotografiar el árbol y nada más. Pero lo mejor es la callada por respuesta en según qué circunstancias.

    Cuando llegué a casa y habían pasado un par de horas, empezamos lo típico, el ‘chat de las chicas del trece’, en donde todas decimos lo bien que lo hemos pasado, lo bueno que ha sido todo y damos miles de gracias.  Lo hacemos con verdadero sentimiento, es la verdad y bueno, supongo que los que estén a nuestro alrededor estarán hartos de nuestros ‘clin’, ‘clon’, ‘bib’, ‘silbidito’, etc, etc, de los mensajes de whatsapp.

    Así que me decidí a contarles mi soponcio y vergüenza y todas me contestaron que era un cochino, un marrano, un puerco, etc, etc, (he puesto los más suaves) y que se aprovechaban de que ‘ellos podían hacer pises de pie sin importarles a algunos el dónde).

    Y entonces les dije en el chat, que NO, que estaban muy equivocadas.  Que ahora las mujeres podíamos hacer pipí de pié y además con fotografías del artilugio en cuestión, que os mando por si os encontráis en una excursión, caminata, apuro, etc, que sepáis que las mujeres también podemos tener esa ventaja, eso sí, no como el marrano del árbol, sino con educación y señorío.

    Y os preguntaréis qué cómo tengo ese artilugio en casa, dada mi poca afición a las caminatas, excursiones y cualquier actividad de esas que te quedas tan sudorosa y cansadita.

    Pues para terminar os diré que fue fruto exclusivamente de un acto llamémosle de educación y cortesía hacía alguien tan eficiente en su trabajo. Y es que una tarde haciendo tiempo en la calle para una conferencia, vi una tienda que me llamó la atención.Tenían todo tipo de cosas y algunas muy curiosas y graciosas, pero la verdad todas de tipo de ‘chorraditas’.

    El caso es que la inmensa tienda estaba completamente vacía, sin nadie, y se acercó el dependiente que se empeñó en enseñarme de todo, cosas muy graciosas, y después de un cuarto de hora de enseñarme las originalidades de su tienda, al final ya me dio tanta vergüenza el esfuerzo y tesón y lo cariñoso que era, que dije: "lo próximo que me enseñe se lo compro".

    Y me enseñó una bolsita que os muestro en la foto.   Y yo pensé: ‘Qué mono, debe ser como cuando era pequeña un juego de barquitos con recortables. Se lo regalaré a alguna de las amigas con nietos y nietas.’

    Si mi profesor de inglés, Christopher, lee esto me mata pues después de cuatro años bien podía imaginarme lo que era sólo con leer el ‘Stand up and PEE’.

    Le dije al dependiente: ‘Me lo llevo’  Y me contestó.  ‘Espere que le diga como funciona’.  Pensé, qué cosa más rara, pero igual lleva tijeritas, pegamento, …yo qué sé, ya no podía más.

    Total que abre la bolsa y saca uno y abre uno de los cinco cartones que hay y lo desdobla tal como os muestro.  

    Y me dice:

    Cuando usted se encuentre en un apuro, sea excursión, barco, playa, etc, y tiene ganas de ir al baño, ésta es la solución para las mujeres: Se baja usted la cremallera del pantalón (allí me señaló su cremallera…..) y después…..

    En ese momento, dije ‘me lo llevo’ cobre por favor que tengo prisa.  Pues pensé, ya sería el colmo que me dijera cómo colocármelo ‘in situ’. Y pensé.... que igual era tan profesional que me enseñaba hasta a utilizarlo. '

    Así que ya sabemos que hay alguien que ha pensado en nosotras a la hora de hacer un pipí y nos ha fabricado este invento.  Le tendríamos que hacer un homenaje, pues una vez en casa y dudando de que ese cartón, por grueso que era, pudiera servir, lo probé….  Y no precisamente en el water (no me fiaba de que el chorro fuera directo a la taza). Lo probé, vergüenza de vergüenzas, en la bañera con las mamparas bien cerraditas.  Y funciona de maravilla. Eso sí, el chorro sale con una fuerza tan grande que os recomiendo que si lo compráis hagáis vuestras necesidades lejos de cualquier ser vivo.

    Y por favor lejos de cualquier persona que no sea del grupo de excursión, playa, etc, pues imaginaos que lo empleáis detrás de un árbol y unos excursionistas, por poner un ejemplo, ven a una señora haciendo pipí de pie, con la velocidad de ese chorro… ¿qué pensaría?.  Pues que sois un hombre disfrazado de mujer.   No pasa nada, pero pienso que no es lo suyo.  En según que momentos la intimidad es necesaria.


    (Esta entrada va dedicada a mis queridas ‘chicas del trece’.  Suelen decir que los amigos de verdad, se pueden contar con los dedos de una mano.  En estos momentos entre ellas y otros grandes amig@s, ya no me bastan ni contarlos sumando incluso los de los pies.  Gracias a todos mis amigos y amigas por el apoyo y cariño que me estáis demostrando en especial estos últimos meses.  Os quiero!!!!).

                (las fantásticas chicas del trece)




      
  • Puede interesarte

    16 comentarios:

    1. çGenial, me he meado de risa (no suelo emplear esta palabra un poco basta pero creo que le viene al huevo... bueno tampoco suelo emplear lo del huevo). Qué basto estoy esta tarde. Qué cosas pasan cuando estás enfrascado en labores de investigación. Enhorabuena por el ramillete de amigos que tienes. no es lo normal.

      ResponderEliminar
    2. Me alegro muchisimo de que te haya gustado y sobre todo te ha haya hecho reír. Ya sabes... menos el que probé me sobran cuatro. A tu disposición!!!

      ResponderEliminar
    3. Hola
      El negocio de las copas en Mallorca ha reportado muchos millones de beneficios a unos cuantos "ciudadanos honrados".¿no pueden poner baños públicos?¿no pueden poner un servicio público adecuado para que los "borrachos" no cojan su vehículo particular? .Creo que los empresarios de la noche se han llenado los bolsillos con unos precios abusivos y se han olvidado que su negocio "la fiesta y las vacaciones" generan muchos problemas a la sociedad: muertes de tráfico,peleas, ruido......y no han hecho nada para evitarlo.Seguro que mientras ud. animaba a sus amigas a hacer fotos o recriminaba al meón se olvidaba que hay vecinos de la zona que tienen la mala costumbre de dormir y que nos molestan los ruidos de personas como ud.Tan civilizadas para recriminar la actitud de un beodo y tan in-solidaria como para no ver más allá de su propio interés.Le recomiendo que dirija sus quejas a nuestros queridos empresarios de la noche (alguno en la cárcel) y a nuestros políticos para que ,al menos, pongan un "meadero" público cerca de tan ínclito árbol.

      ResponderEliminar
    4. Agradezco mucho su comentario. Y que conste que jamás he reprochado a nadie por hacer pipí en vía pública. Allá él. Simplemente fui yo la que fui increpada (y me callé por cierto sus insultos). Soy más comprensiva de lo que se puede Ud. imaginar. Por decirle un ejemplo, el otro día entré en un cajero y un hombre acostado me pidió: 'Señora me puede ayudar', no es para beber, es para comer. Y le ayudé a pesar de que iba bebido, no me asusté ni nada, y estuve más de diez minutos hablando con él. Me despidió diciendo 'Dios la bendida, no hay señoras como usted'.
      Mis amigas no hacían fotos pues estaba yo sola haciendo mis fotos. Y repito la recriminada fui yo.
      Por supuesto que faltan urinarios publicos y como miembro de una Asociación de Vecinos, lo he pedido a sucesivos alcaldes y regidores y ..... ni caso.
      Por cierto estos últimos meses he estado en el extranjero y no pude hacer en dos estaciones pipís pues cobraban y no tenía las monedas del país y no me quisieron cambiar. Y urinarios públicos ni uno. Hasta el del tren estaba estropeado. Así cuatro horitas... aguantando.
      Ya que veo que le preocupa a usted tanto el tema de los empresarios que se hacen ricos y ponen precios abusivos, por qué no pone una queja o va a hablar sobre el tema de los urinarios públicos como he hecho yo en tantas ocasiones a quien corresponde.
      Y para terminar, no sabía que yo a usted le he dejado sin dormir con mis ruidos. Es bastante extraño. Se ve que somos vecinos.
      He sido atracada con pistola por un toxicómano y retiré la denuncia por pena y lástima. He sido asaltada y tocada en medio de la calle. Me han robado el bolso, etc., y aún así la rabia del principio, se ha vuelto siempre en lástima.
      De nuevo gracias por su comentario.

      ResponderEliminar
    5. Pues yo me he reído mucho con la historia en cuestión, me parece de lo más divertido!!!
      Estoy segura que con el "click" de la cámara de fotos no es posible molestar a nadie, salvo al interfecto en cuestión !! Que vaya sitio ha escogido para hacer sus necesidades!!!
      Hablando de los amigos de verdad, es un lujo tener tantos buenísimos amigos y amigas!! Eso no se paga con dinero, como decía una canción de muchos años ha!!!
      Gracias de nuevo por estos ratitos tan agradables que nos haces pasar!!
      Mil besos

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Muchas gracias Cincha por siempre animarme a seguir sacando o intentando sacar un poco de punta a situaciones que me pasan, sin dañar a nadie.
        Un besazo gran amiga.

        Eliminar
    6. Tiene toda la razón. Usted sólo quería hacer la foto. Aunque hubiera urinarios hay gente que es guarra por naturaleza. Yo estoy harto de oler a meado de personas, perros y pisar cacas de perros. ¿Tienen la culpa los empresarios que se hacen ricos?.
      Totalmente de acuerdo con su escrito del blog. Me ha gustado mucho. Es fresco y sincero.

      ResponderEliminar
    7. Muchísimas gracias por su comentario. Se lo agradezco profundamente. Ayer mismo pisé una caca de perro y bueno, para llegar a casa y quitármela me las ví y deseé. El pobre perro (perrazo en este caso) no tenía la culpa. Por mucho que haya bolsitas y se intente concienciar a la gente, el que es un maleducado y no piensa en los demás, hasta que no le toca en sus propias narices (que el perrazo le haga caca en su sofá preferido o en su casa) no se dará ni cuenta. Y aún así, encima pega al perro.
      un saludo muy cordial.

      ResponderEliminar
    8. Genial Milagros. Me ha encantado. Tú pobre queriendo sólo hacer una foto y te empiezan a gritar. Qué susto. Un abrazo amiga.

      ResponderEliminar
    9. Gracias amiga. La verdad es que me di un susto enorme... Creí que se me quejaba el árbol....
      Un abrazo y muchas gracias por tu comentario.

      ResponderEliminar
    10. Muy bueno- no lo veía yo tampoco en la foto- este es un problema que por muchos pipideros que pongan no hay solución- me he reido mucho con lo de la tienda y el artefacto para hacer pipi- parece muy grande para llevarlo en la mochila. ¿O no?.

      ResponderEliminar
    11. Muchas gracias por tu comentario. Creo que para excursiones largas ouede ser bastante útil. Es planito y cabe en una mini mochila!!!!

      ResponderEliminar
    12. Me ha gustado mucho. Kisses my friend!!!!

      ResponderEliminar
    13. A ver si escribes algo más que tienes a tus lectores aburridos con el mismo pipi..... En serio... s ponerse las pilas.

      ResponderEliminar
    14. Hola Pececito.

      Tan solo decir, y ya que hablamos de pipís y otros fluidos corporales, y pidiendo disculpas de antemano por la ordinariez; ¡Vaya cagada de comentario!. Me refiero al segundo, al de día 2 de octubre. No da ni una. ¿Será problema de comprensión lectora? Nunca he dado mi opinión sobre los comentarios de otros seguidores del blog, pero he considerado que este "pixava fora del test".

      Glu glu, Pececito.

      ResponderEliminar