• De Dichos y Hechos

    De dichos y hechos
    ¿Sois como yo de las personas que emplean muy a menudo dichos populares? Si es así, seguramente sabréis la mayoría de ellos de donde provienen. Pero tengo que confesar que yo ignoro muchos. Así que a medida que esta semana iban saliendo de mi boca por una u otra circunstancia, de igual manera los iba memorizando o apuntando en una libreta, para después con calma, investigar su procedencia.

    El lunes por la mañana caminaba cabizbaja cual perro lastimero camino del dentista, cuando una bicicleta que iba por su carril bici, estuvo a punto de rozar a una señora que cruzaba por en medio bastante despistada. Y se armó la marimorena! la señora empezó a gritar al joven que conducía el velocípedo en cuestión, al mismo tiempo que enfurecidos viandantes le increpaban haciendo un corro alrededor suyo y proferían algún que otro insulto. El chico no sabía dónde meterse. (1er dicho de la semana).

    - Armarse la marimorena. Expresión debida a una tabernera de mediados del XVI, llamada María Morena casada con un tal Alfonso de Zayas. Por lo visto era una mujer de un fuertísimo carácter, regañona y amiga de pendencias, la cual guardaba el mejor vino para los clientes distinguidos y el peor lo reservaba para el vulgo. Un día éstos decidieron exigirle probar el bueno… y buena era María: armo una tan gorda con sus gritos e improperios, que la cosa acabó con la llegada de los alguaciles cuando ya no quedaba silla ni mesa servible, y todos los clientes llenos de golpes, moretones, chichones e incluso alguno hasta mordeduras. Cómo debía ser la tal María Morena, que hoy cinco siglos después se la conoce más que muchas ilustres féminas. Como para cruzarse con ella!.

    El miércoles fue el cumple de mi vecina María(que es todo lo contrario a María Morena..), y para tener un detalle con ella, me dispuse el martes por la tarde a prepararle un postre que sé que le encanta. Y justo cuando me disponía a pesar los ingredientes, la balanza digital dejó de funcionar por arte de magia. Así que a ojo de buen cubero los mezclé uno por uno y el resultado, que me preocupaba bastante, fue excelente ya que fui testigo por compartir merendola, que incluso hubo quien repitió. (2º dicho).

    - A ojo de buen cubero. Expresión campestre que equivale “aproximadamente” “al tanteo”. El “cubero” era el encargado de fabricar cubas para la contención de líquidos y debía tener un buenísimo ojo y precisión.

    Ayer por la mañana me encontré a un conocido que hacía por lo menos veinte años que no veía. Tenía fama en sus años mozos de ser terco y querer tener siempre la razón y empezó con sus discusiones intelectuales. Yo callé hasta que sacó un tema que me lo sé de memoria (cosa rara dados mis despistes). Se lo comenté y continuó negándolo y negándolo hasta que no pude más y le dije muy educamente, “si no quieres entender esto, apaga y vámonos”. Lo de vámonos se lo tomó casi al pie de la letra pues se marchó él solito ipso facto, dejándome a mí allí solita tan pancha y feliz. (3er dicho).

    - Apaga y vámonos. Dos sacerdotes del pueblo de Pitnes en Granada aspiraban a una Capellanía castrense, y se apostaron que el que fuera capaz de oficiar una misa en menos tiempo, se quedaba con el puesto. Así que el primero de ellos subió al altar y dijo: “Ite, misa est” (ahora sería más o menos: hemos celebrado la misa, podéis ir en paz). Al ver el segundo sacerdote la listura del primero y creyendo que ya no había nada que hacer, miró al monaguillo y le dijo: Apaga y vámonos, desconociendo en ese momento que sin pensarlo, había ganado la apuesta.

    Por la noche, película después de cenar: Cadena perpetua. (sólo vista tres veces...). Si alguien no la ha visto le recomiendo que no siga leyendo...Spoiler!!! Hay que ver lo que se puede sufrir viendo a un pobre contable condenado injustamente por el asesinato de su esposa y padecer en la cárcel penalidad tras penalidad y cuando se podía demostrar por un testigo que era inocente, va el malo de la peli (malísimo, avariento, asqueroso, etc, etc..) y manda matar al testigo. El bueno se fuga (escena memorable de Tim Robbins, cuando en un plano en picado se le ve bajo una lluvia intensa y truenos estremecedores, alzar los brazos mirando al cielo en el momento exacto que alcanza su libertad saliendo del túnel). Menos mal que al final sale a la luz la maldad del malo. En ese momento pensé que a cada cerdo le llega su sanmartín. (4ª dicho).

    - A cada cerdo le llega su sanmartín. Frase que puede proceder de que el día 11 de noviembre se celebraba en algunos países sudamericanos la festividad de San Martín de Tours, comiendo exclusivamente cerdo (al que antes evidentemente había que sacrificar) o también del nombre que se le daba a un cuchillo utilizado para trocear cerdos antiguamente.

    Y como no quiero que después de leer mi intranscendental calendario semanal, cojáis las de Villadiego, espero que este fin de semana no hagáis las cosas a tontas y a locas, ya que se podría armar la de Dios es Cristo. Así que si hay alguien que os lleva por la calle de la amargura, y se pira, ni se os ocurra retenerle, pues a enemigo que huye puente de plata. Y lo último, si os vais de juerga no empleéis como dos amigas mías, hacen siempre, la frase de me voy de picos pardos pues podría dar lugar a confusión y a críticas maledicentes, ya que como sabéis, todos los órganos humanos se cansan menos la lengua. (5º, 6º, 7º, 8º, 9º, 10º, y 11º dicho).

    ¿Sabéis el origen de alguno más?



  • Puede interesarte

    6 comentarios:

    1. Me ha encantado, ya que son frases que utilizamos frecuentemente al "ton ni son" je, je, (12ºdicho)

      ResponderEliminar
    2. Como siempre tan ingeniosa Ana María. Muchas gracias por tu comentarios. Todavía no me olvido de la última frase que me dijiste de "a buenas horas mangas verdes" (13º dicho) el viernes por la tarde....jajaja. Es que los Alonso-Misol somos muy "dicharacheros"......

      ResponderEliminar
    3. No sabía el de "apaga y vámonos" ni el de la marimorena.Me ha gustado es muy curioso.

      ResponderEliminar
    4. muchas gracias. En casa mi madre como buena castellana, era experta en emplearlos continuamente. El de apaga y vámonos" era uno de sus preferidos. Hasta escribir esta entrada yo ignoraba su procedencia. Un abrazo.

      ResponderEliminar
    5. Muy bien 😀 Tú sigues "al pie del cañón", así me gusta!!! La verdad es que alguno de estos dichos son muy curiosas sus procedencias y no se me había ocurridos buscarlas!!!
      Menos mal que tú semana tras semana nos vas colmando de curiosidades!!!
      Gracias y besos

      ResponderEliminar
    6. Gracias Conchita de nuevo por leerme. Me alegra muchísimo. En casa éramos de las de siempre decir dichos....y la verdad es que algunos como el de "apaga y vámonos" son muy curiosos. Un abrazo muy fuerte.

      ResponderEliminar