• La dichosa 'Ley de Murphy'

    La tostada siempre cae del lado de la mermelada
    Según la famosa Ley de Murphy, 'si algo puede salir mal, saldrá'.  Y la primera imagen que le viene a uno a la cabeza es la tostada con mermelada que siempre cae del lado de la mermelada (o mantequilla, o lo que le hayamos añadido a nuestra primera comida del día).

    La primera vez que me enteré de dicha ley atribuida al ingeniero aeroespacial, Edward A. Murphy, pensé que era más que evidente que una tostada cayera por el lado que le hemos puesto la 'chicha', ya que pesaba más y eso unido a que existe la ley de la gravedad, hacen que caiga siempre por ese lado.  

    Es obvio.

    Pero puestos a investigar muchos casos más, me doy cuenta que dicho ingeniero que se pasaba todo el día experimentando importantísimas cuestiones, tenía toda la razón del mundo. 

    Quién de vosotros no le ha pasado en multitud de ocasiones, dar mil y una vueltas con el coche buscando un aparcamiento, desesperarse, ver que uno queda libre, pero hay un cabroncete que lo ha visto antes que tu, y cuando ya estás mareado de tanta vuelta, te has peleado con tu pareja que 've mil sitios mucho más que tú' (suelen ser todos vados), aparcas a un kilómetro del restaurante, casa, teatro, o lo que se tercie, llegas todo sudoroso/a porque te has retrasado un montón y te encuentras que delante de la entrada ha quedado un hueco como una catedral.  En ese momento ya no disfrutas de la cena, musical, obra.... etc.  Te estás reconcomiendo de la mala suerte que tienes hasta en ésto!. 

    Y qué decir de las colas.  Evidentemente siempre elegirás la más corta. Pero ahí está el problema.  Esa cola va a ser la que avance más lenta. Os lo aseguro. 

    Pasará algo: ya sea, un código de barras que se resiste  'in aeternum' a hacer 'clin', o que la cajera no ha hecho el descuento 2x3 y se queja el cliente, o se queda sin cambio, o en ese justo momento es la hora de contar el dinero y meterlo en un sobre.  O lo peor que os puede pasar y es algo que yo me pongo a temblar cuando atisbo lo que está justo delante de mí: la señora que saca todo el monedero lleno de doscientas mil moneditas de todos los tamaños, y lo vuelca todo y empieza a decirle a la cajera: 'a ver.... creo que me basta... llevo setenta no?, me faltan cuarenta.... aquí hay una de veinte céntimos....ah, no... es de diez......yo creía que tenía una de dos euros.... aquí está... ¿cuánto llevo?....'  Y nos miramos los 'coleros' todos desesperados pensando en piedaaaaaad!!!!  No falla.   Mejor es coger la cola larga.  Con ella te aseguras que vas a tardar bastante, pero lo asumes con cara de dignidad absoluta y te evitas disgustos.

    ¿Y cuando vas a buscar algo en un cajón, en un armario, en un trastero?, lo que buscas siempre aparece lo último, una vez que ya te has desesperado, que has sacado todo el cajón, que has llenado el suelo de bolsas, ropa, zapatos, cajas, etc. buscando la blusa blanca, esa que tiene el cuello en pico y que 'hoy es la única que puedes llevar' y te aparecen todas, incluso alguna que ni te acordabas de ella, y casi por aparecer aparece un 'alien', pero la que buscas noooo!.  Por no decir cuando buscas una llave entre un montón para abrir algo. Os reto, si hay veinte llaves, la que abre el cajón será si no la veinte, la diecinueve. Probadlo un día.

    Pues eso más o menos viene a decirnos la dichosa Ley de Murphy

    Pero hay una cosa que nadie me puede discutir, hay personas que han nacido con estrella y la ley de marras no va con ellos. Hasta les he visto que la tostada les queda del lado del pan y no tienen ni que ensuciarse las manos ni fregar el suelo. No importa si ven que se van a retrasar media hora a una cita, total ellos no van a tener problemas de aparcamiento; siempre lo encuentran enfrente, así que llegan antes que los que nos hemos pasado horas y horas desesperados. Y es que tienen una cosa tan bonita y deseada llamada: 'suerte'.  Seguro que conocéis a más de uno.

    Pero también os desafio a pensar en algo.  ¿Y si contamos todas las cosas que salen bien al cabo del día?. Estoy convencida de que son muchísimas. Lo que pasa es que nuestro lado negativo nos hace sólo ver lo que nos sale mal, así que a partir de ahora voy a intentar ser más positiva; 'Si algo puede salir mal, también puede salir bien'.  Y estoy segura de que saldrá.
  • Puede interesarte

    3 comentarios:

    1. Lo de las colas, sobre todo a la hora de facturar es increíble. Menos mal que ahora es cola única. Pero la de los super....hay que tomárselo con paciencia. Me ha gustado mucho.

      ResponderEliminar
    2. Muchísimas gracias. Da mucha rabia pero hay que tener paciencia. total igual no hay tanta prisa. un abrazo.

      ResponderEliminar
    3. El Murphy ese tenía razón. Nunca encuentro aparcamiento y después cuando llego hay un sitio libre, siempre. Y lo de las colas no falla. La tostada no me importa porque desayuno mojando el bollo....

      ResponderEliminar