• La era de las incomunicaciones

    Pantallas para comunicarnos

    Se dice que estamos en la era de las comunicaciones. Nunca hasta ahora hemos tenido tan a mano una tecnología que nos proporciona de una manera tan increíble, las herramientas necesarias para estar conectados los unos a los otros, aunque nos separen cientos o miles de kilómetros. 

    Ya quedó casi en el olvido las felicitaciones navideñas. En casa recibí las navidades pasadas dos, y eso porque tengo una hermana mayor muy tradicional. Casi cuando las saqué del buzón, hasta las besé de la emoción que me causó ver dos cartas con mi nombre escrito a bolígrafo y con un sello de colorines pegado con la lengua. 

    La ausencia de más felicitaciones me hace recurrir desde hace unos años a las que tengo guardadas en un cajón, para que las dos que recibo no queden las pobres todas tristes y solitarias en mi chimenea, que muchos años antes se llenaba hasta casi no caber, de tan bonitas y coloridas postales.

    Ahora con un simple texto y con unos emoticonos de arbolitos, papás noeles, etc, puedes con un solo clic felicitar a todas las personas que tengas en un chat. Qué cómodo no?.

    Pues qué queréis que os diga. Que será todo lo cómodo que sea, pero a mí no me gusta pues me parece muy impersonal. Así que llevo ya algunos años, mandando de uno en uno personalizado y pensando a la persona que se lo mando, todos los mensajes navideños o de Pascua. Pues aunque en general se desee felicidad para todos, cada amigo o cada persona a la que se lo envío tiene sus circunstancias personales, ya sean alegres o tristes, que me hacen sentir que tengo que ponerle algo más directo y cálido. 

    En casa me dirían que con tal de enrollarme no me basta con mandar un texto igual para todos. Pero como dice la canción, Soy así, qué le voy a hacer!!.

    Pero esta semana pasada he estado unos días en un bonito hotel de la isla, muy grande, con muchos turistas casi todos extranjeros y con muchas familias, y he llegado a la triste realidad que ‘la conexión nos desconecta’ y que el uso de los smartphones, tablets, móviles, etc, hace, que a pesar de estar acompañados, estemos solos.

    Y por qué digo esto. Porque observando a familias compuestas por padres e hijos, e incluso por algún abuelo o abuela (no muchos, pues casi todo eran niños pequeños) , veía por ejemplo a la hora de comer dos parejas de padres comiendo en una mesa y al lado en otra mesa habían dejado a sus cuatro hijos, de entre unos cinco a ocho años. Cada niño tenía en su regazo o encima de la mesa una tablet y jugaban con ella, de vez en cuando cogían una patata frita o daban un mordisco a la hamburguesa para seguir ipso facto con su dispositivo. Los niños que compartían esa mesa, no hablaban entre ellos. Casi todas las mesas con niños se repetía el mismo patrón, estuvieran o no acompañados de padres.

    Los mayores no se quedaban atrás. En las cenas tipo bufet, se podía ver tanto a parejas jóvenes como no tan jóvenes mirar con asiduidad el móvil e incluso con los dos deditos, chatear. Qué habilidad tienen para escribir. Caramba. Con lo que me cuesta a mí escribir un simple texto de tres líneas. O tengo los dedos más gordos que los demás o hay algo que no me cuadra pues lo hacen a una velocidad increíble.

    El colmo de mis visiones del hotel fue por la noche en el piano bar después de la cena. Estuvimos un día tomando una copa y la mayoría de las parejas o amigos estaban todos mirando algo del móvil, mientras escuchaban al pianista interpretando melódicas canciones.

    Es por ello que he llegado a la penosa conclusión de que avanzamos mucho con las nuevas tecnologías, pero que el uso inadecuado de ellas nos está dejando solos, a pesar de que estemos rodeados de gente. Estamos perdiendo la comunicación.

    Por eso, a la vista de mis días de descanso que me han hecho ser observadora, sin pretenderlo, de estas ‘incomunicaciones en la era de las comunicaciones’, me he hecho el firme propósito de apagar y desconectarme por completo de la tablet, del móvil o cualquier otro bichillo, cuando vaya a cenar (más o menos a la hora del telediario) y estar junto a las personas que quiero y disfrutar de su compañía. Aunque no hablemos y simplemente miremos una película o leamos un libro. 

    No quiero que gracias a esas modernas y prácticas tecnologías y a su mal uso, me separen de esas personas tan queridas, años luz de incomunicación pura y dura. Qué penita me daría.
  • Puede interesarte

    7 comentarios:

    1. Por desgracia es así. Lo que avanzamos en tecnología lo perdemos en comunicación.

      ResponderEliminar
    2. Muchas gracias por tu comentario. La tecnologia es muy buena pero el abuso y la dependencia de ella nos está gaciendo perder la comunicación. Yo también peco de ello por eso he hecho el firme propósito de cambiarlo. Un abrazo.

      ResponderEliminar
    3. Realmente es una pena pero es así. El uso del móvil y el chateo hace que se pierda la comunicación. Hasta en padres e hijos. Kisses..

      ResponderEliminar
    4. Muchas gracias por tu opinión que comparto totalmente. More kisses.

      ResponderEliminar
    5. Las nuevas tecnologías, fantásticas siempre y cuando se utilicen en su justa medida; y en el lugar y momento adecuado. Todos los adelantos deben ser bienvenidos y utilizados con las medidas necesarias para que no interfieran en las relaciones sociales, digamos tradicionales.
      Los padres deberían educar a sus hijos en la buena utilización y tiempo de dedicación de todo esos aparatejos si no quieren que en pocos años los miembros de una misma familia sean unos completos desconocidos con los que no sepas ni de que hablar.
      Glu glu, Pececito.

      ResponderEliminar
    6. Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que lo has descrito muuuucho mejor que yo. En su justa medida la tecnologia es maravillosa y en cuestión de investigación no digamos. La entrada de las redes sociales quizás nos acercan a los que tenemos mas lejos al tiempo que nos alejan de los más próximos. De nuevo este pececito te da las gracias de corazón!!¡! Glu glu y glu.

      ResponderEliminar
    7. Excelente articulo, la tecnologia tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, solo hay que mirar cuando vas en transporte publico, todo el mundo con el movil en la mano.

      ResponderEliminar